tentaculo derecho
Anuncio importante: Subcultura cierra el 31 de enero. Más info aquí.

Equipo Quimera

Acerca de

Sobre el webcómic

El origen de esta historia es de lo más curioso...
Todo empezó hace años atrás, cuando recién empezaba mi relación con mi novio, por aquel tiempo no nos conocíamos tan bien todavía, yo aún no le pillaba sus mañas, ni conocía bien sus reacciones ante ciertas cosas, él tampoco me conocía tan bien como ahora que ya es capaz de darme un vistazo y saber de inmediato si me pasa algo, pero por aquel tiempo no tenía idea de nada. Resulta que un día por alguna razón que no recuerdo me enojé, debió ser por algo estúpido porque si hubiera sido algo importante me acordaría, yo usualmente ocultaba mis estados de ánimo de forma que no eran tan evidentes, por lo tanto, él no se dio cuenta que yo estaba furiosa, lo peor es que yo quería que se enterara pero mi orgullo me impedía decírselo (Estúpidas manías de mujer), como resultado, él nunca se enteró de nada y cada quien se fue a su casa, y yo estaba cada vez más furiosa.

Ya en mi casa, sin saber que hacer con mi enojo agarré un papel y haciendo uso de toda mi madurez comencé a dibujar a mi novio en distintas situaciones tortuosas, o vergonzosas, era mi GRAN venganza... Si claro. Me desquité a gusto con él en el papel, aunque no era la gran cosa. Al rato después ese mismo día me entero que mi novio sale con sus amigos esa noche y ahí la furia injustificada femenina ataca de nuevo, como se atreve a salir mientras yo estoy aquí enojada con él, que desconsiderado, uf, menos mal que ya no soy así. Y bueno, estaba enojada con él pero de paso me enojé también con sus amigos, así que como correspondía pasaron a acompañarlo en sus torturas dibujadas, y luego por razones que yo tampoco entiendo metí en mi torbellino de ira a Friedrich Nietzsche, un filósofo alemán nacido en 1844, a él también lo odié porque escribió un libro llamado el anticristo que me obligaron a leer en clases de filosofía y odié su libro así que también merecía mi furia.

Bueno, me quedó un papel con mis víctimas sufriendo en torturas y castigos imaginarios, luego me fui a dormir y al día siguiente ya no había ira ni nada, estaba tranquila y feliz. Y el papel lo guardé por ahí en algún lugar. Pasó como un año o algo así y un día encuentro el papel, lo veo y me da un ataque de risa, ay Dios mio, no puedo creer que yo hice esto, pero al verlo digo, esto es gracioso, creo que tiene potencial, entonces agarro todas las situaciones raras que hice y las hilvano en una historia bastante estúpida (Que se puede esperar con semejante origen), y eso lo dejo ahí y otra vez me olvido del asunto. Pasa otro tiempo y vuelvo a encontrar mis papeles, esta vez la historia de las torturas que hice, la miro y pienso, si quisiera compartir esto no puedo dejarlo así, debo ocultar las identidades de los involucrados, así que hice muchos cambios, cambié el aspecto de los protagonistas, codifiqué sus nombres y le metí magia a la historia además de un antagonista y personajes extra y a Nietzsche lo convertí en un extraño animal mezcla de gato, murciélago rata y cuervo, me deshice de la evidencia antigua y guardé la historia modificada hasta que tuviera tiempo de hacer algo con ella.

Por fin tuve algo de tiempo así que me dispuse a hacerla, el punto es que se me perdió el story board, así que tuve que hacerlo todo de nuevo de acuerdo a lo que recordaba. Y bueno, así es como nació "El equipo quimera", siendo Nietche la quimera. Si algún lector encuentra la historia demasiado tonta o ridícula, si considera el origen que esta tuvo, pues es entendible

Autor

susurro

susurro

Isis Tordoya